Yo no quiero cárcel para "La Manada"

feminismo
machismo
violacion
pide-accion
encarcelamiento

#1

Artículo completo: http://kaosenlared.net/yo-no-quiero-carcel-para-la-manada/

Tratar la puesta en libertad de “La Manada” y las respuestas sociales que ha despertado, desde un enfoque feminista, però también anti-carcelario.


De manadas, jueces, y otras yerbas falocráticas
La Manada: una visión desde el antipunitivismo
#2

Oye que pasa que el deseo de la mujeres es limpio o no tienen y de los hombres es sucio … Dices: “esta violación no se diferencia de las veces que hombres nos han insistido para que vayamos con ellos en la cama, en que nos han hecho sentir culpables por no querer follar. A veces ha sido alguien que acabábamos de conocer, pero otras veces han sido nuestras parejas. No se diferencia de las veces que hemos notado como una mano nos rozaba el culo, o se mantenía más tiempo del necesario sobre nuestro muslo, o buscaba un contacto artificial y no invitado. A veces llevado a cabo por desconocidos, pero otras veces por amigos. No se diferencia de las veces que hemos sentido el peso de miradas lascivas y babosas sobre nuestro. No se diferencia de ambientes hostiles con los que hemos convivido y convivimos, ya sea en el trabajo, por la calle, en el bar o en el autobús, pero también en conciertos de punk o en la asamblea.” … O sea una violación grupal es igual que un deseo erótico ……Madre mía como está el patio……el sexo no es sucio , lo sucio es la violencia, ¿ como la combates?


#3

El párrafo que destacas sigue con

Todo forma parte del mismo escenario de violencia.

Este valiente artículo aborda principalmente dos puntos:

  • La violencia contra las mujeres no se reduce a la violación sino que se extiende a una larga y extensa area de machismo y violencia de trasfondo sexual y patriarcal de todo tipo. Enfocarse en el deseo de castigo La Manada contribuye a no ver el bosque.

  • El encarcelamiento no es solución para estos problemas, ni el de los violadores ni el del resto de la violencia que sufren las mujeres a varios niveles. Enfocarse en el encarcelamiento de La Manada y en general en la justicia punitiva por parte del Estado (infraestructuras violentas y patriarcales, más parte del problema que de la solución) tampoco ayuda a resolver el problema.

Pienso que este artículo es valiente porque aunque las reacciones espontáneas, mediáticas y masivas estén llevando (una vez más) al deseo de castigo mayor al reo, creo que hay suficiente investigación y datos que muestran que no, que este tipo de mano dura no ha servido para resolver los problemas de fondo.

Y si a esto le añadimos una perspectiva libertaria (o como mínimo anti-carcelaria), pues resulta en una posición consecuente como la de este artículo. Incómoda, sin respuestas definitivas (explícitamente reconoce no tenerlas), pero sincera y (en mi humilde opinión) acertada.

Hay que pensar y actuar más y mejor.


#4

Pinceladas sobre esta perspectiva defendida por la autora de este artículo han salido antes en este foro.

  • Atajar el acoso sexual desde sus inicios es una de nuestras propuesta de acción.
  • El artículo menciona “Esta visibilización intencionada por parte de los medios, hace que se nos presenten estos hombres como monstruos, el caso como puntual, la mujer agredida como víctima”, lo que recuerda a los argumentos de otro artículo que recogimos en ¿Qué hacer contra los feminicidios?
  • En [Podcast] Public Lectures at London School of Economics también nos hicimos eco del testimonio de una víctima de violación quien, al igual que en este artículo, tampoco veía en el encarcelamiento de su agresor una solución a los problemas que convirtieron a ese hombre en un violador.

#5

Me permito copiar un comentario publicado en otro tema que de hecho se refiere a este:


#6

No estoy de acuerdo que … “Todo forma parte del mismo escenario de violencia”…el grado es fundamental . ¿ pero las mujeres no manifiestan su deseo con caricias y palabras y peticiones? Y no sienten frustación si no correspondes a su deseo?. Eso si y es fundamental no responden violentamente. Esa es la diferencia de macho a hembra mamífera
En eso del deseo no hay diferencia, y si la hay es cultural y por el peso religioso o social , “ es una puta”. .incluso en manifestar el goce… eso no tiene que ver con la violencia y la violencia se corta no con palabras , ni con gestos, soy varón y en esta violencia soy punitivo… sin rencor y sin resentimiento , ni venganza… es como un adiestramiento o una domesticación de los instintos , encerrarlos en la cárcel , no pido una violencia fisica como hicieron ellos ,en todo caso simbólica , por eso a la carcel y cumplan la mayoría de la condena …


#7

Permitidme que dé un par de pasos atrás para observar esta discusión con un poco de perspectiva.

Este foro existe para aportar diferentes perspectivas y aprender las unas de las otras. El objetivo último es ver si podemos dar con propuestas de acción para contribuir a solucionar los problemas denunciados. Éste es un lugar de colaboración, no de competición para ver quién tiene más razón.

Releyendo los comentarios me vienen a la cabeza estas ideas:

  • La autora de este texto parece ser una mujer. Los autores de los comentarios parecemos ser hombres.

  • Leyendo los comentarios parece que es la autora (mujer) quien no acaba de entender la diferencia entre un toqueteo y una violación múltiple, cuando de hecho es razonable pensar que ella ha pensado mucho más sobre esto que quienes estadísticamente tenemos muchos menos puntos de ser manoseados o violados.

  • Leyendo los comentarios parece que es la autora (mujer) quien no acaba de entender qué es y no es la violencia contra las mujeres, cuando de hecho es razonable pensar que ella conoce y ha experimentado esta violencia mucho mejor que quienes estadísticamente no sólo tenemos muchos puntos de no haberla sufrid, sino que además tenemos muchos puntos de haberla ejercido, conscientemente o no.

  • Leyendo los comentarios parece que es la autora quien no acaba de entender la efectividad de dar castigos ejemplares penitenciarios a violadores versus otras alternativas cuando, bueno, como mínimo yo no conozco a la autora de nada (tampoco a los comentaristas) pero ella ha escrito un artículo al respecto que se sustenta en argumentos lógicos y en corrientes académicas y activistas que no pueden ser descartadas sin presentar mejores argumentos basados en mejores fundamentos.

Entonces… ¿podemos proseguir esta conversación asumiendo que este artículo de opinión provee una perspectiva informada de una persona conocedora de las perspectivas femeninas sobre el caso de La Manada y las temáticas relacionadas (machismo, violencia masculina, machismo y violencia institucional, el rol de jueces y cárceles en la resolución de problemas sociales…)?

¿Y podemos centrarnos en responder a la pregunta ¿qué hacer? sobre alguno de estos temas, ni que sea solo uno? Por ejemplo:

Creo que todas estamos de acuerdo en que esta pregunta es muy pertinente. En el artículo de opinión se defiende que

La resolución de los conflictos, también de agresiones sexuales, a través de delegarlo a una justicia externa, no puede ni podrá servir nunca para ayudar a las mujeres a empoderarse, ni tampoco acabará nunca con el machismo y la violencia.

Y en cambio se apuesta por

una respuesta social, poniendo en el centro qué quisiera hacer la mujer agredida.

E indirectamente se apunta a estos otros problemas cotidianos:

discursos que nos victimizan, que nos dicen que la única solución es que una supuesta justicia (hecha por hombres y para los hombres) nos ayude (…) sin tocar ni cuestionar nada más de todo lo que precisamente hace posible la aparición de este “problema”.

seguimos bombardeadas por anuncios y discursos que nos dicen cómo debemos ser y actuar para ser aceptadas, por películas y mensajes que nos encaminan a ser dependientes y sumisas, por una educación que no contempla nuestras necesidades y voluntades, por espacios que nos ignoran, por ambientes basados en la competitividad…

en nuestro día a día, ni nosotras ni nuestro entorno respondemos y afrontamos las violencias, incomodidades y conflictos entorno al género que surgen

plantear leyes más restrictivas, cámaras de vigilancia en las calles, policías, controles, reformas del código penal para endurecerlo, o en este caso, ampliar los tempos de la prisión preventiva

La prisión consiste en anular, destruir y despojar a las personas. En degradarlas mediante la jerarquía, la dominación y el autoritarismo.

Incluso si no nos ponemos de acuerdo sobre el tema de encarcelar o no, ¿nos podemos poner de acuerdo en alguno de estos otros temas?


#8

Al haberme visto involucrado de uno u otro modo a raíz de un artículo publicado sobre el asunto manadil, en el que se hacía referencia, en un comentario, a este otro, me permito enviar estas apresduradas notas:Aun estando de acuerdo con aquella generalidad que se atribuye a Sócrates de que si alguien hace el mal lo hace por ignorancia, y, en consecuencia, lo que hace falta son más escuelas que cárceles…pues bueno. Se puede objetar que puede haber gente que haga el mal sin ser consciente de que lo hecho esté mal, al contrario piensan que forzar , uno tras otros y por los distintos orificios de su cuerpo, a una chica y grabarlo, y vacilar entre amigotes por la hazaña, una más, realizada…desde luego no han dado muestras de arrepentimiento, o de pretextar que fue bajo los efectos del alcohol, o vaya usted a sabre…Nada, todo bien, y la violada una guarra que gozó como una puerca, una provocadora, etc., etc., etc. Es decir, los bestias sabían lo que hacían y se vanagloriaban de su conquista compartiéndola para envidia de sus troncos, y desde luego no han mostrado arrepentimiento sino que al contrario han mostrado una actitud insultante y provocadora: como quien dice: aquí estamos, qué pasa .
A partir de ahí, si en algún caso se puede justificar que alguien esté encerrado en prisión, éste es el caso paradigmático; cosa aplicable a quienes por ejemplo matan salvajemente a su mujer o a sus hijos, pongamos por caso…¿ Qué hacer con estos personajes? ¿ Regalarles un camión lleno de víctimas para que continúen la fiesta con gozo y jolgorio, hasta que aplaquen su desbocado y violento deseo?, o tal vez llevarles a la cárcel de mujeres que ha elegido Iñaki Urdangarín? ¿Tiene usted alguna propuesta ? Ha de sumarse a esto que no se pedía que fueran llevados a la cárcel sino que continuasen en ella, como sucede con cantidad de gente condenada por delitos similares y menores a los que no se les aplica tal benevolencia.
Que estas salvajes acciones puedan responder a una ideología machista y misógina ( que está extendida entre hombres y también entre algunas mujeres [ en el libro que he reseñado se alude alguna muchacha que venía a rogar caer en mano de la manada, sino ésta en otro]”, no seré yo quien lo niegue, ahora bien, hay – en algunos de los ejemplos que usted trae a colación- pura calderilla en comparación con el capital falocrático que deja ver el comportamiento de la manada, el juzgado, como el por juzgar y sus otras actuaciones ( intentos de robo, macabras chanzas acerca del estado en que habían dejado a alguna de sus víctimas que no saben si está muerte o bajo el efecto de las drogas que le han hecho tragar…)…Así pues, las comparaciones son odiosas sobre todo para quien sale perdiendo ( o ganando según se mire: desde la dignidad o desde la indignidad), y utilizar comparaciones de muy diferente gravedad como si se trataran de uno y lo mismo lo único a que puede llevar es a confundir, o a justificar, o al menos a dar tal impresión .
Tal y como funciona la justicia, tómese el ejemplo de este caso como desgraciadamente podrían tomarse otros de rabiosa (grrrrrr) actualidad ( ¿suena Altsasu, el 1-O, los presos a raíz del procès, los raperos, los periodistas…y las demenciales acusaciones de terrorismo, delitos de odio y otras zarandajas), y no cabe otra que considerar que los jueces son cómplices de las violaciones aunque se quiera añadir a continuación que ellos no hacen sino reflejar la mentalidad bastante generalizada de la sociedad acerca de la mujer…
Mezclarlo todo, y considerar que actuaciones de uno u otro tipo responden a la misma mentalidad, puede resultar aceptable, mas siempre que se distinga entre casos y casos y se valore la gravedad. No está de más tener en cuenta aquella admonición de Oscar Wilde: lo contrario del matiz es la barbarie…no sé si tanto, pero un poquito…
La cárcel es mala cosa y que hay que derribar los muros de las prisiones está muy bien como horizonte, del mismo modo que desear una sociedad en la que domine la fraternidad y la armonía está guay, pero en el estado actual de cosas, lo que se ha de exigir, en vez de soltar huecas soflamas y consignas lindas, es que se aplique la ley a todos por igual ( aun sabiendo que como decía el otro hay algunos más iguales que otros), que no se mantenga en prisión a unos por delitos parecidos o mucho menos graves, en este orden de cosas no es exagerado de ninguna de las maneras afirmar que esta justicia es una puta mierda …y, por cierto, que se destaque la condición de militar y guardia civil de dos de los violadores no está de más, y no lo digo por alimentar la mala uva acumulada que en algunos lugares en pública y notoria, sino porque parece ser que quienes han de ser, o son ya o deberían serlo, servidores del orden y la ley se comporten contra toda ley y orden humano…resulta más condenable, si cabe…que sí que cabe y mucho; pues si el guardián no guarda quién va a guardar al personal, fundamentalmente al femenino…Y dejo de lado que quizá el trato de favor pueda deberse a su condición a la condición de los mismos jueces que quizá tengan en la cabeza un tricornio, al menos virtual…como la jueza de los jóvenes de Altsasu.
Y nada más, oiga, que uno se cansa de andar por estos andurriales a estas alturas de la película…y , eso sí, perdone que me haya extendido tanto pero es que juzgo que el tema lo requería… y lo requiere.


#9

Otro artículo en la misma línea, también escrito desde una perspectiva feminista:

Eliminando la manzana podrida no salvamos todo el cesto

o por qué la cárcel de algunos no es la libertad de todas nosotras

Las tesis son básicamente las mismas: la fijación en el encarcelamiento de unos monstruos desvía la atención de los problemas estructurales y de fondo y evita que el debate se centre en soluciones más efectivas como la educación, la autoorganización, la autodefensa…

[los encarcelamientos] Son soluciones fáciles y rápidas ante fenómenos complejos, que despolitizan los hechos y eliminan del discurso el concepto de “opresión estructural”, aportando más bien nada a la transformación social en pro del control social.

Creemos en un feminismo para dejar de socializar como víctimas y poner en práctica el apoyo mutuo entre iguales y la autodefensa. Echamos en falta una estructura autoorganizativa que dé respuesta a la violencia recibida, pero a la vez y sin quererlo nosotras mismas generamos otro atropello: invertimos gran parte de nuestro tiempo en no morir. Lo que nosotras queremos es vivir.

Me pregunto cómo debe ser esta estructura autoorganizativa, qué hace falta para construirla, y cómo espacios como éste podrían ayudar…


#10

Buenas,
Creo que cualquier persona puede diferenciar entre un tocamiente y una violación grupal. El tema no es ese. El tema, y que precisamente es en lo que se entra en el articulo, es que tanto un tocamiento como una violacion grupal, forman parte de un mismo escenario de violencia. Un escenario normalizado, que permite ir escalando mas y mas en los ataques a la mujer, segun distintos factores (seguridad del grupo, desinhibición, educación y moral propia, contexto etc), pero que se sustentan en la misma base. Al igual que unas pintadas racistas no son lo mismo que una paliza a una persona migrante, pero forman parte del mismo escenario de violencia. Pero el tema pienso que no es seguir con la misma forma de castigo y respuesta que nos marca un sistema judicial podrido y de control y represión por parte de policia, leyes etc. Porque esto nos lleba a la subjetividad de ¿a partir de que momento defendemos el encarcelamiento? En los comentarios alguien dice que en este caso (entiendo que por la gravedad del mismo), sí defiende la solución punitiva, el ingreso en la cárcel para cumplir el maximo de condena. Pero esta línea es subjetiva y puede ser cambiante. ¿A partir de qué momento se defiende pues la cárcel? ¿Para un baboseo en la discoteca no, para un abuso sexual por parte de la pareja no, para unas fotos denigrantes sí, para una violación sí, para alguien que se hace una paja mientras te mira no…? Contemplar la idea del encarcelamiento como solución a este grave problema -y otros- precisamente creo que no es ninguna solución. NADA va a cambiar para las mujeres que metan a tíos en la cárcel, incluso siendo nuestros agresores. Es un maldito parche para un problema mucho mas complejo, extendido y poliédrico. Realmente, meter a esos individuos en la cárcel -aunque sea 20 años- ¿qué soluciona? Eso no es garantía alguna para que los hombres dejen de violar, ni tan siquiera para que ellos mismos dejen de violar cuando salgan, o incluso que no violen estando dentro los muros.
Dejar de plantearnos el encarcelamiento como solución o respuesta a conflictos o problemas sociales es duro, es dificil. Pero no por eso deja de ser necesario. El problema es que no sabemos solucionar estos problemas o conflictos, por lo que en vez de hacer un trabajo largo, profundo, paciente, interior, en comunidad… recurrimos a lo que para otras cosas decímos odiar: la “justícia”, las leyes, la policia, la cárcel. Elementos que nada tienen de feministas, si entendemos el feminismo como otra forma de relacionarnos, de construir, de deconstruir, de pensar, de vivir… y que va mucho más allá de los “derechos” de las mujeres o de que no nos agredan.