Foro Confederac.io

Crónica de lo Posible

economiasocial
faircoin
activismo
eventos

#1

Moren la llei, la norma i els estereotips.
Moren el càlcul i “cotilles parlanxins”.
Matem també a eixe fatxa que portem endins.
I una foguera que incinere, i que deixe enrere
traumes i obscuritat, que depure que allibere.

Zoo. Correfoc (Álbum Raval)

Cuando llegamos a Cangas supimos que todo iba a ser posible. El primer ser humano que encontramos fue un muchacho de ojos azules y mirada inteligente, vagabundo en apariencia, recargando su móvil en una farola, con sus dos buenos perros, dos baquetas en la mano, un radiocasete y cantando canciones de Zoo. Un muchacho alegre, siempre sonriendo o directamente riendo a carcajadas. Era una señal, sin duda.

La Mostra do Posible es un evento revolucionario. Pocas veces se reunen tantos buenos colectivos, gentes, compañeras y amigas para originar vórtices de fuerza. Esa clase de torbellinos que realmente cambian la historia.

Veníamos a ayudar en el montaje y organizar el asunto de que Faircoin era la moneda oficial de la Mostra . Algo insólito usar otra moneda en vez de la que nos han impuesto, pero también algo a lo que debemos acostumbrarnos si aspiramos a un futuro en libertad.

Tal vez no somos del todo conscientes de cuánto nos oprime el sistema económico en el que estamos inmersas. Todo, incluso las monedas que utilizamos, están claramente configuradas para arrebatarnos el poder que como seres humanos nos corresponde. Monedas que nos empobrecen, nos esclavizan y nos sumergen en el delirio de Tántalo, condenado a no poder alcanzar nunca el agua o la fruta que le rodea. No nos percatamos que se ha apropiado del mundo una élite, la misma que nos otorga derechos con cuentagotas simplemente para que veamos siempre delante de nuestros ojos la jugosa e inalcanzable zanahoria. Amos y señores de la guerra, de los recursos de la tierra, de la tierra misma. Con los impuestos que recaudan de los rendimientos de nuestro trabajo pagan la violencia con la que pretenden callar nuestras voces discordantes.

Dirán que este mundo ofrece a todas oportunidades para enriquecerse, lo cual en modo alguno es cierto. Basta nacer en el sur del sur, por ejemplo, para comprobarlo. Pero, en todo caso, no es nuestro objetivo en la vida la riqueza desmedida sino la vida libre, alegre y realmente valiosa de quienes entienden que hay recursos para todas. Y si no los hay, es porque unos pocos acaparan más de lo que sería necesario para vivir en paz.

La Mostra do Posible es una plataforma para todas esas voces que creen en otros mundos que están en este: feministas, ecologistas, solidarias, cooperativas … mundos basados en la igualdad y el apoyo mútuo. Mundos pacíficos, límpios, creativos, justos y libres. Si es posible sin todas esas rayas imaginarias que tratamos de hacer reales a base de alambre de espino, concertinas y gente armada.

La cadena invisible de la esclavitud este mundo distópico es una economía irreal basada en un crecimiento infinito e insostenible. Sus eslabones son las herramientas económicas llamadas dinero. El dinero es una comodidad útil en las relaciones económicas de los pueblos. Pero, obviamente, cuando este dinero es una herramienta libre y voluntariamente consensuada por la gente que la utiliza. Si no es así, no es más que una herramienta de alienación y conquista. La Mostra do Posible es un faro en medio de la oscuridad.

Esa noche pusimos las cuatro pancartas que marcaban la zona de colectivos y la del mercado social.


A la mañana siguiente montamos algunas estructuras y carpas. Y comenzó la fiesta.

Talleres, charlas, mesas redondas, presentaciones, debates, documentales… todo alrededor de la economía solidaria y los movimientos sociales . Pura crema. Activismo de verdad. Todo ello salpicado con actuaciones, música, baile, magia y performances espectaculares.

Estábamos allí para colaborar en la organización e información sobre la moneda oficial de la Mostra: el Faircoin. Una moneda electrónica descentralizada y libre que, a nuestro juicio, podría ser una herramienta auxiliar para establecer relaciones económicas y humanas entre distintas redes locales. Faircoin y la comunidad activista que la promueve, Faircoop tienen como objetivo primordial contribuir a una imprescindible transición hacia una era postcapitalista. El sistema económico actual es insostenible y totalmente injusto. Al igual que Faircoop, Komun sostiene que debemos potenciar las economías locales, la producción cercana, las relaciones económicas humanas en libertad . Las herramientas que utilicemos son definitivamente importantes: trueque, libre disposición de los recursos, cooperación, monedas sociales, crédito mútuo y una moneda descentralizada universal que sirva de nexo para las relaciones entre comunidades y pueblos . Este último rol puede desempeñarlo estupendamente Faircoin. No porque sea una moneda perfecta (podría ser otra) sino porque cumple condiciones para asumir ese papel: descentralizada, libre y segura, fácil de usar con unos medios tecnológicos asequibles y un conocimiento básico modesto. Faircoop determina de forma asamblearia su valor en relación a otras monedas y, hasta el momento, sostiene la determinación de proporcionar cambio a divisas estatales cuando le es necesario a aquellas personas que ofrecen bienes y servicios éticos a cambio de Faircoin. No nos entusiasma esto último en Komun, pero lo entendemos a pesar de las inmensas dificultades y contratiempos que supone garantizar esa liquidez. Por otra parte, en aproximadamente tres años se ha ido formando una red mundial de sitios que aceptan Faircoin.

En Komun estamos siempre dispuestas a colaborar con proyectos sostenibles, abiertos, autogestionados y libres, en cualquier ámbito en el que seamos capaces de aportar algo positivo** . Creemos en la diversidad y el libre pensamiento. Entendemos que si queremos construir de verdad un mundo mejor, debemos siempre procurar entendernos. Así que, entre otras acciones, creamos herramientas para contribuir a ello. Es la unión de objetivos en la diversidad de ideas la que nos hará fuertes ; a todas.

Para esta Mostra do Posible aportamos algún material gráfico:


Y, naturalmente, todas las demás herramientas que vamos desarrollando y que hemos puesto desde el primer momento a disposición de Faircoop y cuantos colectivos o entidades trabajen por el bien común. Muchas de nosotras estamos directamente vinculadas con el proyecto de Faircoop. Por tanto, deseamos que podamos, juntas, desarrollar esa economía que el mundo necesita.

En la Mostra do Posible han nacido muchas ideas, han habido encuentros y hemos descubierto sinergias. Nuestro querido vagabundo de ojos azules y mirada inteligente fue feliz cambiando Euros por Faircoin para gustar de la buena cerveza artesanal y el excelente vino ecológico que corría por allí. Bueno, seguramente él sería feliz igual sin Faircoin. Pero hay algo mágico en lo que ocurrió allí. De repente, la gente asumió con entera naturalidad la idea de Faircoin . Estaba claro: la moneda a utilizar era Faircoin, los Euros perdieron algo de su omnipresente protagonismo. La gente se acercaba al Punto de Cambio con perfecta conciencia de que tenían que cambiar sus Euros por una moneda nueva. Conocían su valor y calculaban, en muchos casos, el cambio con asombrosa pericia. Tampoco fue un obstáculo insalvable pensar en utilizar un monedero electrónico. Los bancos ya están educando a la gente en este sentido. Pero si la razón de usar el teléfono móvil para enviar y recibir monedas es una razón auténticamente social, revolucionaria, desobediente y activista… la cosa fluye suavemente, salvando detalles técnicos que todavía se encuentran; más por nuestra lentitud en desarrollar herramientas para todas que en el hecho técnico en sí.

Tenemos claro que debemos centrarnos en que los ordenadores y dispositivos móviles resuelvan los problemas de la gente en vez de estar perdiendo el tiempo en solucionar problemas de software mal desarrollado. Nuestro trabajo es un trabajo social, voluntariamente entregado al bien común. Por eso creemos en el software libre, en el esfuerzo conjunto de una comunidad caminando hacia objetivos comunes .

La Mostra do Posible ha sido todo un ejemplo de ideas abiertas, expuestas para ser desarrolladas en común. Si utilizar una herramienta económica, una moneda útil y libre, no es el problema; entonces debemos centrarnos en establecer relaciones económicas entre redes locales . No importa si cada una usa una u otra moneda o si ni siquiera creen en monedas. Faircoin puede ser una opción para cuando es necesario establecer relaciones entre redes locales que no puedan simplemente ser resueltas por trueque u otro medio sencillo. La idea es la misma que el Esperanto; una idea que obviamente nos gusta: un idioma auxiliar universal que nos permite entendernos con facilidad y sin tener que dedicar una vida a aprender otros idiomas mucho más complejos. Un idioma que respeta las lenguas nativas y se usa de forma natural cuando hace falta. Esa es o creemos que debe ser la idea de Faircoin en lo que a las relaciones económicas se refiere. Una moneda libre, no vinculada a ningún Estado o fuente de poder vertical. Una herramienta simple para entendernos económicamente.

Para construir estas redes socioeconómicas horizontales y libres el uso de herramientas económicas sociales debe ser natural, sin artificios ni imposiciones. Nuestra sugerencia siempre ha sido que la gente acepte y utilice principalmente monedas sociales locales en su día a día. Cuando no es posible, Faircoin es una buena opción. No es solo una comodidad, es un acto de rebeldía contra un sistema socioeconómico perverso. Cada vez que usas monedas sociales o Faircoin estás haciendo uso de herramientas creadas por y para el pueblo, por y para la gente normal y no por y para las élites que controlan el mundo a su antojo y para su propio beneficio. Aceptas monedas sociales y Faircoin en la medida en que puedes usarlas. Faircoin, por su diseño, también es apto para ser ahorrado y ser una reserva de valor a utilizar más tarde, cuando lo precises, a medida que esta red va creciendo como el micelio de un hongo bajo la tierra. Cada vez somos más quienes, asqueados del sistema capitalista optamos por arrancarle bocados de nuestras propias vidas y romper eslabones de esta abominable cadena. Cada vez que dejas de usar monedas creadas por el sistema capitalista, eres más libre y haces más libre el mundo que te rodea .

Durante la Mostra do Posible han florecido muchas ideas luminosas. La propia Mostra fue el punto de destino final de una ruta circular de intercambio donde, una vez más, Faircoin nos permitió entendernos. En medio de este entusiasmo podríamos haber establecido alianzas interesantes a partir de las numerosas conversaciones que mantuvimos. Allí estaba Nosa Enerxía, cooperativa energética. ¿Nos gustaría pagar la electricidad que necesitamos con Faircoin? Sin duda. Es algo que llegará en su momento. Entendemos que las relaciones económicas deben basarse en un equilibrio entre dar y recibir. Si Nosa Enerxía aceptara cobrar en Faircoin contribuiría a facilitar la vida de quienes nos movemos usando principalmente monedas no capitalistas. Pero esta cooperativa, sin duda, seguirá precisando Euros para realizar su labor por lo que, finalmente, tendría Faircoop que asumir su compromiso de proporcionarle ese cambio. Tal vez, este tipo de cooperativas, esenciales y otras como, por ejemplo, el periódico El Salto, podrían asumir, a modo de contribución al proyecto de afianzar una economía auténticamente social, algunos pagos o suscripciones en Faircoin. Cuestión de decidir participar activamente pero con criterio. Nuestra sugerencia sería que aceptaran pago en Faircoin a algunos colectivos que sean especialmente activos, que produzcan bienes o den servicios necesarios aceptando Faircoin. Toma y daca, lo llaman o mejor, contribución a la economía circular. Por ahí se empieza a cambiar el mundo.

La segunda edición de la Mostra do Posible llegó a su fin. Recogimos las sillas, desmontamos todas las estructuras, retiramos todas las carpas, desatamos las pancartas. El paseo volvió a ser el paseo de siempre. Las personas que dieron todo lo mejor de sí esos días se abrazaron, lo cual parece una señal indiscutible de que vamos por un buen camino. Seguimos adelante, cargadas de ideas y ganas de hacerlas realidades. Mañana será otro día, pero amanecerá pintado con los colores de lo que hemos hecho hoy.

Resumen

Crónica de la segunda edición de la Mostra do Posible promocionando el uso de FairCoin


Guia de uso del Faircoin (1)
#2

#3

Este tema se cerró automáticamente después de 90 días. No se permiten nuevas respuestas.