Boicotear las empresas extractoras y los gobiernos que las apoyan (borrador)

medioambiente
economía
expolio
represión
empresas

#1

Muchas sociedades sufren todo tipo de represión por el hecho de habitar en lugares con recursos naturales interesantes para el capitalismo global. Montañas, bosques, selvas, ríos, lagos, terrenos fértiles, subsuelos explotables… son codiciados por quienes ven fuentes energéticas, minas, madera, agua, superficie para la agricultura industrial, vías de comunicación comercial…

Buena parte de este expolio, esta explotación contra la naturaleza y las personas, tiene como objetivo la producción de “bienes de consumo” que proporcionen beneficios a las empresas extractoras y también a los gobiernos corruptos y coloniales/colonialistas que las apoyan. Como consumidores y votantes, tenemos una responsabilidad en esta ecuación.

Cuando vemos conflictos violentos que tienen este trasfondo, deberíamos entender qué empresas y gobiernos están involucrados, y deberíamos trazar su relación con las empresas y gobiernos que se benefician de nuestras compras y nuestros votos. Si están manchados con sangre, represión, desplazamientos forzosos, explotación… debemos boicotearlos.

Posibles acciones relacionadas:

  • Identificar empresas y productos que promueven asesinatos, represión, desplazamientos forzosos, explotación…

Esta propuesta de acción ha sido inspirada por


Enfoque Crítico
Debate A Fondo América Latina - Honduras nos necesita. Segunda parte
#2

Personalmente creo que boicotear un producto es una acción arriesgada. Muchas veces el coste que supone boicotear este producto no lo pagan ni las empresas explotadoras ni los gobiernos corruptos que lo permiten. Lo terminan pagando las comunidades locales que ya estan siendo fuertemente explotadas.
Porque en muchos casos, y de nuevo a causa del abuso de las empresas y la mala gestión del gobierno, la única fuente de ingresos para esta gente es el producto que se boicotea.
De nuevo esto es solo mi opinón y no se si hay alguna forma de hacerlo sin este coste para la comunidad que ya esta amenazada o si hay un medio mejor para “castigar” las empresas extractoras y gobiernos que lo permiten.


#3

Este es un punto interesante. Cualquier boicot realizado de cualquier manera no es necesariamente efectivo e incluso puede ser contraproducente. Pero veamos.

La motivación de este borrador es proponer ¿qué hacer? ante el expolio de recursos naturales y la represión ejercida a las comunidades impactadas por este expolio, por parte de empresas y cómplices gobiernos. Una propuesta es trazar el negocio relacionado con ese expolio hasta nuestro propio entorno, entender qué relaciones hay, y si hay alguna boicotearla.

¿Qué aspectos positivos tiene esto?

  • Trazar esas relaciones (o conocer a quienes las trazan) es una tarea de aprendizaje que vale la pena de por sí. Aprender cómo funciona el capitalismo de una forma práctica y conectadas a nuestras vidas.

  • Como consumidoras, saber si los productos o servicios que consumimos están manchados de expolio, sangre y represión es también útil en sí mismo.

  • Si el boicot es individual, su impacto en el expolio, las empresas, gobiernos y comunidades relacionadas será nulo, pero nos quedaremos más tranquilas a nivel personal.

  • Si el boicot es colectivo, entonces pueden (o deberían) empieza unas dinámicas públicas de toma de conciencia y de desprestigio a los productos, las empresas y los gobiernos implicados. La imagen, el valor de la marca, son muy apreciados por estas empresas, por cargos políticos, quienes ven como sus operaciones en lugares “remotos” bajo su control salen a la luz en lugares “cercanos” donde no tienen el mismo nivel de control mediático, policial, social.

¿Qué impacto tendría todo esto en las comunidades afectadas por el expolio?

Antes de un cierre total de operaciones se puede esperar un reblandecimiento del expolio para intentar mantenerlo a cambio de menos castigo a las comunidades, quizás algún beneficio. Si el cierre es total, en muchos casos “que se vayan” es la única reclamación de estas comunidades. También es posible un efecto contrario, una mayor represión (por ejemplo en manos de paramilitares, “incontrolados”, “víctimas de los narcos” o “las guerrillas”…)

Pero… ¿qué hacer? Ser cómplice de un crimen es en mi opinión peor que intentar hacer algo al respecto, incluso si ese algo a veces trae malas consecuencias a corto plazo. Recordemos los argumentos a favor de la esclavitud, entre los cuales había quienes decían que las esclavas de las plantaciones tenían mejores condiciones que las proletarias de las fábricas… Luchar contra la esclavitud también causó problemas añadidos a corto plazo para muchas esclavas, y sin embargo está claro que ese era el camino correcto. Hoy nadie dudaría en boicotear empresas que se nutran de la esclavitud.

Bueno, tras este rollo :slight_smile: propongo lo siguiente para proseguir teniendo en cuenta las observaciones de @xaloc:

  1. Limitar este borrador al boicot a empresas extractoras.
  2. Dejemos las empresas explotadoras para otra propuesta de acción, porque ahí entran oras dinámicas más allá del “que se vayan”.
  3. Creemos una propuesta de acción paraguas sobre el acto de boicotear, donde podemos explicar en qué condiciones los boicots son efectivos y beneficiosas.

(Para escribir todo esto me ha resultado útil este enlace: http://omal.info/spip.php?article4852)