Foro Confederac.io

Artículo: “Contra” el anarquismo. Un aporte al debate sobre las identidades

Interesante artículo de Bari Dz y Radix en La Soli:

http://lasoli.cnt.cat/16/11/2017/opinion-contra-anarquismo-aporte-debate-sobre-las-identidades/

Se centra en el anarquismo pero, como el mísmo artículo explica, puede ser aplicado a todo -ismo que quiera cambiar el sistema, y precisamente sobre eso va el tema. Este artículo da de lleno en uno de los pilares de Confederac.ió: escapar de la identificación fácil como proyecto *****ista (escoge el -ismo que tengas más a mano).

La lectura es recomendable especialmente para quienes tengan planes de activismo a largo plazo. Algunas muestras:

Afirmamos sin que nos tiemble la voz que declararse “antisistema”, “anarquista” o cualquier otra etiqueta similar, representa hoy entrar en la lógica del poder. Esta declaración no es una simple provocación; es ante todo una necesidad tanto estratégica como conceptual. En pocas palabras, en el momento que alguna individualidad o colectivo se designa a sí mismo como “anarquista” (o cualquier otra etiqueta similar, se entiende), lo que está haciendo es dotarse voluntariamente de un rostro reconocible a ojos del poder y, de paso, se está separando del resto de la población.

El poder, lejos de querer destruirnos (como en ocasiones leemos en algunos textos repartidos por las okupas de nuestros barrios), busca más bien “producirnos”. Producirnos como sujetos políticos; como anarquistas, antisistemas, radicales, etc. Producirnos para posteriormente poder neutralizar fácilmente cualquier tentativa de organización. Es hora de dejar atrás todo este lastre. Frente a la separación que generan las “identidades revolucionarias”, tan solo queda disolvernos. Disolverse significa: devenir indiscernibles, pasar inadvertidos, mantenerse apartados del radar mientras se actúa en los lugares donde habitamos, junto con la gente que nos es cercana, sin proclamar nada pero dejando que la práctica hable por nosotros.

No nos sorprende que en ciertos espacios, muchas personas terminen quemadas de su actividad militante, hartas, vaciadas por la impotencia a la que se ven reducidas. No se puede disociar lucha y vida, de la misma manera que no podemos separarnos de los demás en base a no se qué identidad ideológica. Las relaciones de vecindad y amistad, simple y llanamente, constituyen la argamasa sobre la cual se asienta la llama de la insurrección.

2 Likes

La identidad es una cualidad humana, es por tanto algo vivo que cambia de persona a persona según numerosos parámetros entre los que están la identificación ideológica. Pensar que la identidad ideológica es el elemento decisivo de identidad es trasladar a la sociedad algo imposible de comprobar en ella por muchas personas que se identifiquen ideológicamente de una forma u otra. Todas ellas tienen muchos otros elementos, y, salvo si tienen un dictador de ortodoxia que les vigile, personas con identidad ideológica similar actuarán casi siempre de forma distinta porque nadie es capaz de separar a la hora de actuar los elementos de identidad ideológica de los otros elementos, culturales, sociales, económicos…

Esto no significa detestar las identidades sino valorarlas en su justa medida y aprovechar lo que tengan de positivo. Si no hacemos así no podremos explicar porqué la identidad nacional catalana tiene en estos momentos la potencia que tiene. Hacemos la reflexión movilización, represión, proyecto, etc y algo de todo eso tan vivo y actual explicará lo que sucede ahí con la identidad. Históricamente ha sido siempre así.

La identidad de clase (clase obrera) ha jugado un rol parecido en sus movilizaciones mas potentes, antes de que esta identidad se debilitara por la globalización y la terciarización de la sociedad.

Si fuéramos capaces de organizar y gobernar el Bien Común, en un proceso social de poder distribuido, sin duda se generaría una identidad colectiva por el bien común, global o parcial, y gracias a ella tendríamos una implicación emocional que movilizaría los cambios, algo que ha sucedido en muchas ocasiones.

Dejo mi reflexión personal al respecto, que ya tenía, en forma de videopost: https://jivago.es/13-09-2018/identidad-y-bien-comun.html
También la siguiente sobre la identidad nacional catalana (redactado a consecuencia del anterior): https://jivago.es/29-09-2018/la-identidad-nacional-catalana-del-s-xxi.html

2 Likes

Estoy de acuerdo con lo que plantea el artículo, siempre tube reticencia a la hora de utilizar los términos relativos a las identidades revolucionarias para referirme a mi misma, aunque nunca me había parado a profundizar tanto en el porqué. Aunque me gustaria añadir que si se trata en parte de evitar la represión por parte del poder, todos sabemos que, en caso de no autodenominarse con una identidad, los medios de represión tardarían poco en hacerlo por nosotxs, consiguiendo seguramente criminalizar la lucha a su antojo.

2 Likes

Cuando te ponen una identidad para perseguirte siempre usan los paquetes estándar de los medios de desinformación. La mayoría de la gente que vive manipulada los acepta sin hacer preguntas.
Si te han fijado como objetivo olvidate de que la identidad vaya a ser defensa alguna. La defensa será la que pongas o la que ponga tu colectivo o pongamos todas.

2 Likes
Creative Commons License